lunes, 21 de mayo de 2018

Save Our Souls!

S O S

Parece ser que la señal internacional de petición de socorro fue elegida sobre todo por su sencillez y el aire inquietante que transmiten sus repetidos pulsos triples (breves, largos, breves). El código Morse aplicado a la telegrafía sin hilos necesitaba un sonido inconfundible, y por eso el SOS sustituyó al anteriormente empleado CQD («Come Quickly, Distress», que podía interpretarse como «acudan rápidamente, tenemos problemas»).

Las siglas no son cosa de ahora. Desde el SPQR al INRI o el RIP se tiende a interpretar como tales los conjuntos enigmáticos de letras. De ahí que al SOS se le hayan dado interpretaciones varias, como las inglesas «Save Our Ship» («salven nuestro barco»), «Send Out Succour» («envíen auxilio»), o la latina «Si Opus Sit» («si es necesario»).

Entre todas ellas la más popular es «Save Our Souls" («salvad nuestras almas"), que evoca el suplicante y devoto ruego de quienes ponen su salvación en las manos de Dios.

Elijo este significado en la llamada que encabeza este comentario, pero con la intención de proclamar un nada suplicante ¡salvad (salvemos) nuestras mentes!, ahogadas en el mundo virtual de la comunicación que nos mantiene tan mal comunicados.

Como puede ver cualquiera que entre de vez en cuando en este blog, es mi preocupación constante contribuir a esa salvación de las mentes, y por eso expongo a continuación tres reflexiones que ayudan a entender lo que se avecina.

El lenguaje puede tanto disfrazar como enseñar, y eso es lo que señala Jorge Riechmann aquí, cuando se evitan términos alarmantes y se emplean eufemismos para ocultar las realidades:

Discutimos (por ejemplo dentro de Ecologistas en Acción) sobre si emplear o no la palabra “colapso”… Pero si el problema fuese sólo el sustantivo más adecuado para indicar el rumbo que de hecho siguen las sociedades industriales, no habría problema. Podríamos llamarlo “patatús” por ejemplo (es el nombre con que se ha autobautizado un colectivo zaragozano para la investigación y acción sobre el colapso ecológico y social, colectivo que se creó en 2017). Mas la cuestión de fondo son los marcos de análisis que se hallan detrás de la negativa a emplear un término como colapso: y a menudo sucede que, tras esa negativa, sigue alentando la ilusión de la posibilidad de un “desarrollo sostenible” dentro de los parámetros del sistema, o de una “economía verde” que no cuestione el capitalismo, o de una “transición 100% renovable” que no implique un uso de energía primaria muy inferior al actual… Si nos deshacemos de esa clase de ilusiones y atendemos al mejor conocimiento disponible sobre la trayectoria que siguen nuestras sociedades ¿por qué no vamos a emplear la palabra colapso?
El artículo que sigue pone el acento en uno de los temas acuciantes, el de los residuos que envenenan el planeta.




Queridos lectores,

Con unas importaciones de unos 10 millones de toneladas métricas por año el año pasado, China es el principal importador de residuos plásticos del mundo, absorbiendo un poco más de la mitad del total mundial. A eso debe añadirse que el segundo principal importador es Hong Kong, que suma más del 20%, con lo que la inmensa mayoría de la importación de plásticos del mundo acaba en China, bien sea directamente bien sea a través de la ex-colonia inglesa (que, al fin y al cabo, sólo actúa como intermediario de tan lucrativa actividad). Tal vorágine importadora de lo que en el mundo occidental se considera un residuo se explica por la voracidad de materiales de la economía china, que transforma todo ese plástico usado, tras su clasificación, en resina de plástico que después es usada por las fábricas de la factoría del mundo para crear los mil enseres que luego nos son vendidos. Visto así, el trasiego de plástico usado hacia China y de productos elaborados desde China cierra un círculo virtuoso, al decir de las escuelas de negocios (de aquí). Y así era hasta que la cosa se torció.

En julio del año pasado China anunció a la Organización Mundial del Comercio que a partir de 2018 prohibiría completamente la importación de 24 tipos de plásticos, además de la de papel y material textil (de las que no hablaré aquí aunque también representa otro serio problema). Durante estos seis meses básicamente no se ha hecho nada aparte de intentar convencer al Gobierno de China que se replanteara la prohibición. Y ahora Occidente se encuentra delante de un problema de grandes dimensiones, el cual carece de capacidad de afrontar, dada la profundidad insondable de los cambios que se requeriría hacer.

Esta noticia ha tenido un eco bastante importante por todo el mundo, debido a los problemas ambientales que está empezando a causar la acumulación de residuos en los países de origen, que son básicamente todos los países occidentales (España incluida). Resulta bastante impresionante que ningún medio analiza la noticia desde el punto de vista chino: ¿cómo es que China hace colapsar una industria propia que ocupa a un gran número de personas y prefiere pasarse a la resina de plástico virgen, que es mucho más cara? En algunas noticias se apunta a razones ambientales y de salud de la población, que fueron las razones que alegó China en su anuncio a la Organización Mundial del Comercio, pero se comenta siempre de pasada, y en ningún caso analizando el grave problema ambiental que ya ha causado en China esta industria sucia que se sustenta en la explotación de las clases sociales más desfavorecidas. Pues efectivamente, para conseguir un reciclaje eficiente se necesita hacer una buena clasificación de los residuos plásticos, y la manera más barata y eficiente para hacer eso es usar mano de obra humana mal pagada, que en China aún abunda. Como refleja con horrible precisión el documental "Plastic China", la separación de residuos la hacen miles de personas que literalmente viven en medio de la basura, en unas condiciones de vida miserables e insalubres. Esencialmente, los chinos están explotando en el presente las minas del futuro de las que hablaba en este blog hace más de 7 años, aunque no con el objetivo de conseguir energía sino materiales, y lo están haciendo no introduciendo más tecnología sino con mano de obra semiesclava, justamente como se anticipaba también aquí hace 6 años. Frente a los adalides del tecnooptismo más irredento que se creen que la tecnología es prácticamente un sustituto de la energía, aquí no se ha visto ninguna implantación de nuevas tecnologías extremadamente eficientes a gran escala, no; lo que se ha producido aquí es una explotación inmisericorde del "ejército laboral de reserva" que tanto abarata la Gran Exclusión. No es ninguna casualidad: la tecnología no lleva siempre y necesariamente a un abaratamiento de los costes, y particularmente cuando se trata de hacer procesamientos complejos, para los cuales un ser humano con un poco de entrenamiento habitualmente hará el trabajo mejor y con menor coste energético que cualquier sistema automatizado. Aunque para que las cuentas salgan es fundamental que los salarios sean escandalosamente bajos y que no se respeten las mínimas normas de salubridad, que sólo servirían para encarecer el proceso. Es por eso que este tipo de reciclaje no se ha hecho aquí, aunque lo que ha pasado en China es una advertencia de lo que nos puede acabar pasando a nosotros mismos si continúa progresando la devaluación interna.

Hay dos aspectos de esta crisis que no he visto tratar en ninguna de las noticias que he leído sobre este tema, y que me gustaría destacar. 

En primer lugar, que además del grave problema ambiental y de salud que comporta el procesamiento y reciclaje de esos residuos, es bastante probable que si China se ha decidido a tomar tan drástica medida es debido a que ya no tiene prácticamente capacidad de absorber más residuos. Tengan en cuenta que lo que se reaprovecha para hacer resina plástica es sólo una fracción del volumen total, y el resto ha de ser incinerado (con mayor contaminación atmosférica) o bien enviado al vertedero. Es muy probable que los vertederos chinos estén ya muy saturados, y la peligrosidad de algunos residuos (pues Occidente ha aprovechado el envío de estos residuos para colar de matute materiales muy contaminados, aparte de lo contaminantes que ya de por sí son sobre todo algunos plásticos) hace imposible optar por la incineración. Mientras Occidente ha estado presionando a China para aceptar más de su basura, China se ha encontrado probablemente saturada e incapaz de asumir más.

El segundo aspecto de la noticia que me gustaría destacar es lo que yo calificaría de "cinismo industrial" de muchas de las empresas que en Occidente dicen dedicarse al reciclaje. Como ha evidenciado esta crisis, muchas de estas empresas no son verdaderamente empresas de reciclaje, sino más bien intermediarios o, en el mejor de los casos, plataformas de gestión logística de los residuos en su camino de ida y vuelta a China, seguramente llevándose una buena tajada por no realizar la tarea que se supone que es tan importante hacer, y que ellos en realidad se la han endosado a otros.

Al final, toda esta crisis es un buen ejemplo de cómo algo, que podría haberse anticipado y que se origina bajo la lógica del despilfarro a la que aboca nuestra sociedad de sobreconsumo, se gestiona desde la lógica capitalista imperante. La necesidad de mantener apretado el acelerador del consumo lleva un sobreconsumo de plásticos, sobre todo en forma de envases y embalajes, y este sobreconsumo acaba creando una "industria" que se dedica a su "reciclaje"; y la lógica de seguir creciendo impide poner freno a esta locura hasta que se llega un momento en que el problema tiene dimensiones tales que no se puede gestionar y estalla una crisis como la actual.

¿Y cómo se va a gestionar la crisis actual, una crisis que ya está aquí y que cada día que pasa va generando más residuos que se acumulan en los puntos donde se recogía la mercancía que ya no se puede enviar a China?

Por un lado, estamos escuchando muchos cantos de sirena sobre la oportunidad de negocio que se abre para las empresas de aquí y cómo esto va a favorecer la innovación y gestión local de los residuos, creando nuevos y mejores puestos de trabajo. Pero, como comentábamos arriba, es imposible hacer este reciclaje de manera mínimamente competitiva sin la mano de obra semiesclava que se prodiga en China. E incluso aunque nuestros grandes emprendedores locales consiguieran encontrar la manera (más probablemente, explotando el ejército laboral de reserva local) se requerirían unos cuantos años para poner a punto una industria local a la altura del volumen de residuos que generamos. Y no olvidemos que tal industria tiene fecha de caducidad, porque sólo se recicla efectivamente una fracción del total, mientras que el resto tiene que ir al vertedero o ser incinerado.

Justamente son esas dos (vertedero e incineración) las dos soluciones terribles que se están proponiendo a corto plazo para abordar este problema. Ya se anticipa el problema ambiental que supondría cualquiera de las dos soluciones, aunque obviamente es mucho peor en el caso de la incineración por la liberación de dioxinas y partículas en general. Pero los plásticos siguen amontonándose a gran velocidad y se tiene que encontrar una solución rápida. Así las cosas, es evidente que los países occidentales van a presionar a algunos países del tercer mundo o asimilables para que se conviertan en los nuevos importadores de residuos de último recursos para el mundo occidental, incluso sin tener la pretensión que estos importadores intenten hacer algo parecido a reciclar y se muestren claramente como lo que serían, los vertederos mundiales. Lo peor de esta lógica absurda de la huida hacia adelante y la búsqueda de la solución más económica a corto plazo que guía los razonamientos de mercado tradicionales es que tan sólo es un parche, una solución a corto plazo, hasta que los nuevos vertederos globales se saturen, y con la seguridad de que durante este tiempo añadido nadie va intentar buscar una verdadera solución a largo plazo.

Lo lógico sería comenzar a dar a este problema un tratamiento integral. No hay duda de que el uso masivo de envases y embalajes mantiene una fuerte industria local en los países occidentales, pero es un malgasto de recursos (que en realidad ya no nos podemos permitir, en las vísperas del declive energético) y genera el grave problema de gestión de residuos en el que estamos inmersos. Hay mucho camino posible a recorrer en la dirección en la que pocos analistas miran, que es la reducción. Si no se quiere explorar ahora que es más fácilmente gestionable, se tendrá que hacer cuando sobrevenga la nueva crisis de altos precios del petróleo. De momento tenemos a China como nuevo cliente global de resina virgen de petróleo tensionando este mercado, justo cuando la producción de hidrocarburos líquidos ya está cayendo.

Salu2,
AMT 

Pero no hay problema: los estupefacientes están servidos:



Publicado el 17 enero 2018 por Rafa Garzó 

A cualquier análisis de la situación social y las reacciones populares hay que añadir, necesariamente, el brutal poder de los medios de comunicación, y en especial el de la televisión. Se debe asumir que existe, en cada hogar, un aparato que modifica, transforma y manipula la realidad de una forma prácticamente universal. Sin tener en cuenta esta consideración no podremos explicarnos por completo los porqués del comportamiento, muchas veces incoherente, de las Clases Trabajadoras.

Debe observarse, asimismo, que las cadenas televisivas son propiedad del Capital. Esto, aunque a priori parezca una obviedad, ha de insertarse dentro de la dinámica de la Lucha de Clases y su correspondiente Correlación de Fuerzas. Correlación que, en estos momentos, es muy desfavorable para la Izquierda y para sus aspiraciones de transformación revolucionaria de la Sociedad.

La televisión ha tenido, y tiene, un enorme efecto sobre las capas sociales. El Pueblo, en general, ya no piensa por sí mismo, o sólo por sí mismo, sino que lo hace acompañado y dirigido de una manera terriblemente eficaz por la televisión… Capitalista. Ejemplos de esto podemos verlos tanto en el conflicto de Catalunya como en la extraña e incoherente valoración de la crisis que para la mayoría de la gente se da como superada, así como en los resultados de las encuestas de valoración de partidos políticos.

Por tanto, es necesario comenzar una lucha por la apertura y libre acceso a los canales televisivos, empezando por el análisis de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual, siguiendo por su puesta en tela de juicio a nivel estatal para conseguir una Libertad de Comunicación real, de modo que la izquierda transformadora pueda alcanzar la conciencia de las clases trabajadoras de la única manera que, en estos momentos, se puede llegar con efectividad, dado que el poder de comunicación de Internet se encuentra limitado, paradójicamente, por su enorme difusión que tiene el efecto de difuminar el mensaje que se pretende destacar entre una inmensa nube de sobreinformación.

La televisión sigue siendo el medio de comunicación claramente dominante entre todos los demás. Por ello, es deber y necesidad de la izquierda revolucionaria luchar por la accesibilidad a la misma, tanto en cuanto Derecho fundamental como necesidad comunicativa y organizativa, para su supervivencia y para la consecución de un mayor impacto en la mal llamada “Opinión Pública”, conformada en estos momentos por los canales de televisión privados y capitalistas.


Enredados en el círculo vicioso (la televisión anula la mente de los que deberían apropiarse de su control), no hay, pues, que preocuparse. Mientras quede SOMA...

domingo, 20 de mayo de 2018

El timo de la deuda y el capital ficticio

Bajo el título común "El timo de la deuda soberana", hace ya un tiempo que recogió el portal Rebelión dos artículos consecutivos. El primero denunciaba el papel de los bancos centrales y su papel como representantes, no de los Estados, sino de los intereses de los bancos privados. El segundo explicaba la creación "de la nada" que hace la banca de dinero fiduciario cada vez que concede un préstamo. Basta un apunte contable para que el peticionario "tenga allí" un dinero que va desapareciendo de nuevo conforme lo va amortizando, pero con un pago de intereses que sí es real, puesto que procede necesariamente de su actividad.

De hecho, el dinero físico en circulación supone una cantidad ínfima del movimiento que se realiza a través de los bancos. Es el que cada mañana retira el cliente para gastarlo enseguida, y que retorna inmediatamente, ingresado por el comerciante, para ser extraído otra vez del cajero. De hecho, para retirar una cantidad relativamente importante en billetes hay que esperar, porque no está disponible.

El coeficiente de caja y otros mecanismos de redistribución de un escasísimo dinero físico son una demostración de lo ficticio de la mayoría se los movimientos bancarios.

El mecanismo especulativo no crea riqueza, pero extrae toda la que puede de la economía real, y la emplea en un consumo rentista que de todos modos no puede suplir el menguante consumo necesario para la reproducción de la fuerza de trabajo humano.

Con cierta melancolía hemos de contemplar este mecanismo de defensa desesperada de un capitalismo que se agota; que fue visto, y sobre todo se vio a sí mismo, como motor inagotable de la economía, creador de una riqueza que se desbordaría por toda la sociedad, y que choca con los límites del crecimiento, que lo hacen "crecientemente" (¡paradojas del concepto!) insostenible.


Neoliberalismo y bancos centrales
El salmón contracorriente

"El neoliberalismo es la respuesta a un gran fracaso de dimensiones históricas, a saber, la incapacidad del capital para mantener tasas de ganancia adecuadas" (Alejandro Nadal)

Deudocracia

(…)

Todo el armazón superestructural del capitalismo contemporáneo –el FMI, el BIP y la furibunda embestida de las huestes neoliberales surgida del inveterado Consenso de Washington y esparcida a los cuatro vientos por la miríada de cabilderos y think tanks que difunden profusamente el evangelio- se fundamenta, cual dogma de fe de la ortodoxia y máxima primordial de la gestión responsable, en el principio de independencia de la banca central.

Costas Lapavitsas resume, muy didácticamente, el fondo del asunto: “Los bancos centrales han cobrado más prominencia, reforzados por una independencia tanto legal como práctica. Miran con benevolencia el exceso especulativo financiero, mientras movilizan recursos sociales para rescatar a los financistas de la crisis”.

En una iluminadora entrevista, con la suficiencia y el cuajo del que no rinde cuentas ante nadie, Alan Greenspan, gobernador de la Reserva Federal de Estados Unidos hasta poco antes del crack de 2007 –el mismo que, cumpliendo su papel de fiel escudero de Wall Street, alimentó la megaburbuja inmobiliaria estimulando el festín de ‘derivados’ y la desregulación financiera de los días de vino y rosasexplica, en román paladino, el orden de prioridades: "¿Cuál es la relación adecuada lo que debería ser la relación adecuada entre el gobernador de la Fed y el presidente de los Estados Unidos?"

Respuesta: "En primer lugar, la Reserva Federal es una agencia independiente. Y eso significa, básicamente, que no hay ninguna otra agencia del Gobierno que pueda anular las acciones o decisiones que tomamos. Mientras que cada uno esté en su lugar –y no hay evidencia de que la administración o el Congreso o cualquier otra persona esté solicitando que hagamos las cosas de manera distinta a lo que nosotros creemos que es lo más apropiado–, entonces, el tipo de relación que haya, francamente, no importa en absoluto”. A confesión de parte, relevo de pruebas.

(…)

El otro lado del Atlántico 

Mientras tanto, en las ruinas de la vieja Europa, el “guardián del euro”, surgido del conciliábulo neoliberal del Tratado de Maastrich como copia depurada de su “padrino” estadounidense, es el ejemplo más aquilatado de este distópico paradigma. En aras del sagrado principio de “independencia” y de la preservación de su autonomía de cualquier instancia de control democrático, tiene taxativamente prohibido financiar directamente a los gobiernos de la zona euro –el sacrílego papel de prestamista de último recurso. Son los bancos y las instituciones financieras privadas –¿les suena? las que gozan del “escandaloso privilegio” –Eric Toussaint dixit del monopolio del crédito al sector público. Así resume Toussaint el recurrente cambalache: “Desde 2010, el BCE compra títulos de la deuda pública en el mercado secundario: no los compra directamente a los Estados sino a los bancos que, a su vez, los compraron en el mercado primario a los Estados, y que no saben cómo desembarazarse de ellos. (…) Si el BCE comprase títulos públicos en el mercado primario, se aportaría una financiación directa a los Estados”. Carlo Vercellone explica el punto clave: “El resultado es que en la eurozona los Estados se encuentran privados de la existencia de un prestatario de última instancia y dependen de los mercados para su financiación. De este modo ha podido instalarse el gobierno de la renta a través de la deuda soberana, un gobierno ya explícito que dicta las políticas económicas de austeridad y de expropiación de las instituciones del bienestar social”.
(…) 


Los manuales de economía ni siquiera mencionan estos hechos. La función del banco central es envuelta en una “música celestial” –búsqueda de la estabilidad de precios, pleno empleo (excepto en el caso del ultraliberal BCE, que ni siquiera incluye este objetivo “social” en su mandato), operaciones de mercado abierto, emisión de moneda de curso legal, fijación del tipo de interés, ajuste de los coeficientes de caja y reservas de la banca privada y suministro de liquidez para el “normal” funcionamiento del mecanismo de pagos que disuade al lego con su jerga pseudocientífica y encubre eficazmente de aséptica neutralidad su función real.

Nada más lejos de la realidad. Como explica Michael Hudson,La FED, otras agencias gubernamentales, Wall Street y el resto de la banca central post-telón de acero forman parte de un sistema de conjunto. Ha de verse cada agencia en el contexto de ese sistema y de sus dinámicas. Y esas dinámicas son dinámicas de polarización social que echan su raíz, sobre todo, en mecanismos financieros”.

Murray Rothbard, autor de una famosa filípica contra la FED, resume, en fin, el núcleo del asunto: “De hecho, este es el papel que justifica su existencia: apoyar a la banca comercial privada, ayudándoles a inflar dinero y créditos, aportando reservas a los bancos, y sacándolos de apuros cuando se encuentran con problemas”.

La función esencial de la banca central moderna –“al fin y al cabo, consorcios de bancos privados con la bendición del Estado” es pues potenciar la expropiación financiera característica de la matriz de la acumulación de la fase neoliberal a través del “imperio de la renta” que sustenta la condición de las finanzas privadas como máquina de captura predatoria de la riqueza social. Pero son sólo los mamporreros de la gran “manguera de succión” financiera: su vórtice real reside en otro lugar.


Desmontando mitos neoliberales



“El proceso de creación de dinero por los bancos es tan simple que repugna a la mente. Tratándose de algo tan importante parece que un mayor misterio sería lo adecuado” (John Kenneth Galbraith).

“El problema es que nada de eso está incluido en el currículum académico. Y el silencio de los principales medios de comunicación, la incapacidad de los mismos para informar de esos asuntos, o aun para reconocerlos, hace que resulten invisibles, salvo para sus beneficiarios, que son quienes manejan el sistema”. (Michael Hudson).

Out of thin air

El mecanismo de generación masiva de deuda pública a mayor gloria de las cuentas de resultados de los mastodontes de las finanzas palidece ante la función neurálgica que cumple en el sostenimiento de la rentabilidad del sistema de la mercancía la creación de dinero-deuda (“es tan colosal el expolio y está tan bien escondido que casi resulta hermoso”) por parte del sistema bancario.

En un entorno de dinero-papel fiduciario (sin respaldo metálico) “el abandono de la convertibilidad del dólar en oro –el Nixon Shock en 1971 eliminó la última válvula de seguridad, el último anclaje en la acumulación real” y ante la declinante  tasa de ganancia del capitalismo en la fase neoliberal, la creación de dinero-deuda es el fulcro neurálgico del entramado que permite el sostenimiento del "encarnizamiento terapéutico" que –en la feliz metáfora de Anselm Jappe el actual estado de la acumulación de capital provoca en el cuerpo social.

La matriz económica actual deviene pues una distopía cuyo núcleo reside en el “crédito a muerte” del que habla Jappe para extraer crecientes réditos de los ingresos reales de la ignara masa laborante a través del flujo continuo de intereses, comisiones y demás exacciones financieras. Michael Hudson describe la esencia del proceso: “Fundar la política nacional en el sueño ilusorio de servir intereses por la vía de tomar prestado dinero a cuenta de unos precios de activos más y más hinchados”.

Obviamente, el huero discurso de los sacristanes que propagan el credo neoliberal soslaya convenientemente tales extremos.

La "música celestial" de la teoría económica convencional sostiene que los bancos desempeñan una simple función de “intermediación de fondos prestables” –la sempiterna teoría de la banca de reserva fraccionaria y el multiplicador de los depósitos, dogma de fe en los cenáculos de la academia y en los palafreneros de la prensa especializada. Reciben depósitos de los ahorradores y les pagan una tasa de interés. A continuación, prestan esos mismos recursos a los agentes que quieren invertir en una empresa productiva o adelantar una decisión de consumo. Del diferencial de tasas de interés provienen sus beneficios.

Hasta aquí la cantinela con la que son torturados los estudiantes de economía mientras sufren la lobotomía intelectual con la que se les “obsequia” en las facultades y escuelas de negocios del mundo entero. Como precisa rotundamente Nadal: “Todo lo anterior es un cuento de hadas que poco tiene que ver con la realidad. Primero, en el mundo real los bancos proveen financiamiento mediante la creación de dinero. Los bancos ofrecen préstamos, pero no necesitan tener en sus bóvedas los fondos necesarios para otorgar crédito. Ni la disponibilidad de ahorros de recursos reales ni la disponibilidad de reservas del banco central limitan la concesión de préstamos y creación de depósitos. La causalidad se invierte: los préstamos hacen a los depósitos, no a la inversa. Se estima que el 95% del dinero circulante es creado por la banca privada a través de la generación de préstamos”.

Incluso la palabra préstamo es engañosa en este contexto: se presta lo que se tiene y el banco no tiene lo que dice prestar. La promesa de pago es suficiente para poner en circulación nuevos billetes que antes no existían. Aunque a mucha gente le parezca increíble, el banco no tiene el dinero que “presta”, lo que sí tiene es el poder legal para crearlo”.

“El engaño consiste en que prácticamente no hay dinero real en el sistema financiero, sólo deudas”. La moneda tangible (billetes y monedas del banco central, que no representan deuda) supone únicamente un 3% del dinero circulante. El resto sólo existe como entradas de datos en pantallas de ordenador y fue creado por los bancos en forma de préstamos que reportan jugosos intereses.

Martin Wolf, en un artículo en el tótem de la ortodoxia financiera –el tabloide británico Financial Times– lo expresó meridianamente: “la esencia del sistema monetario contemporáneo es la creación de dinero, de la nada (“out of thin air”), por los préstamos a menudo insensatos de la banca privada”. ¿Por qué no crece el dinero así creado hasta el infinito? Porque el dinero creado por un banco al otorgar un crédito se extingue cuando el crédito es pagado.

La inferencia lógica es de una relevancia abrumadora: los bancos crean dinero para el crédito pero no para los intereses. Éstos se tienen que pagar con más créditos y más extracción de riqueza real, lo que convierte la espiral de la deuda y la sobreexplotación laboral en las conditio sine qua non de la actual fase parasitaria de la acumulación de capital no hay crecimiento sin deuda creciente y, a la vez, en su límite principal.

La pasmosa (ahora se entiende mejor la frase inicial de Galbraith) conclusión es que un banco no quiebra por falta de devolución de préstamos (el banco que pierde un crédito no pierde nada –sólo deja de ganar los intereses ya que el crédito no es dinero de los ahorradores sino creado como apunte contable) sino por el efecto combinado del cese de la demanda solvente de crédito, la fallida de titulizaciones –activación de “eventos de crédito”, que obligan a indemnizar a los inversores en cédulas hipotecarias y demás derivados financieros y la insolvencia y descapitalización derivadas de la depreciación de los activos colaterales –toneladas de ladrillo y suelo desvalorizados provocada por un shock de demanda y la consiguientemente abrupta caída de los precios inmobiliarios.

Algunos curiosos y aparentemente marginales acontecimientos vienen a refrendar, muy didácticamente, el fantástico mecanismo de la alquimia financiera.

En 1969, según relata Nadal, una insólita sentencia judicial en el Estado de Minnesota emitió potentes ondas sísmicas contra los cimientos del negocio bancario basado en la creación de dinero ex nihilo. El señor Daly –tras retrasarse en las cuotas y recibir la subsiguiente demanda de la entidad bancaria acreedora reclamó paralizar la ejecución de su hipoteca y el consiguiente “lanzamiento” de su vivienda –en España, sin dación en pago, se habría quedado además con la deuda restante de por vida con el inverosímil argumento de que el banco “no había usado dinero real, sino virtual, para efectuar el préstamo”. Sin amilanarse por la indiferencia  displicente del tribunal y los miembros del jurado ante su peregrina demanda, el abogado Daly contó con un apoyo inesperado: “en el proceso fue llamado a declarar el señor Lawrence Morgan, presidente del First National Bank of Montgomery. En su testimonio declaró que, en efecto, su banco había creado íntegramente los 14 mil dólares al inscribir una entrada en su contabilidad acreditando dicha suma al señor Daly, tal como si éste hubiera realizado un depósito por esa cantidad. En las curiosas palabras del funcionario del banco, ‘tanto el dinero como el crédito comenzaron su existencia cuando fueron creados de esta forma’”. "Me suena muy fraudulento," expresó, según relata Ellen Brown, con pasmada incredulidad, el juez Martin Mahoney, entre asentimientos de varios miembros del jurado. La sentencia fue favorable al demandante al quedar acreditado que el contrato era nulo “al carecer de una contraprestación legítima por parte del banco” y el señor Daly conservó su casa.

El justiciero Mahoney, que llegó a amenazar con procesar y exponer al veleidoso banco ante la opinión pública, murió menos de seis meses después del juicio, en un misterioso (sic) accidente que al parecer involucraría envenenamiento. La reflexión final –extraoficial del malogrado administrador de justicia puso el dedo en la llaga de las colosales implicaciones ético-económicas de la extravagante sentencia: “Si yo permitiera que usted y los demás hicieran eso, todo el sistema bancario se desplomaría. No puedo permitir que se sitúe tras el mostrador del banco. ¡Nosotros no vemos tras esa cortina!”


Descorriendo la cortina 

"La crisis de la deuda no es una locura de la especulación desaforada, sino el intento de mantener con vida un capitalismo agonizante”. Maurizio Lazzarato 

El afortunado señor Daly logró quedarse con su casa pero la praxis bancaria de “no poner nada al otro lado del contrato de crédito” se exacerbó bajo la égida del capitalismo financiarizado de la época neoliberal. Al crear dinero con este acto de prestidigitación, los bancos han hecho crecer la cantidad de dinero-deuda en la economía un 11.5% anual en los últimos 40 años. ¿Cuál es pues la estrecha imbricación entre la generación masiva de deuda privada y la planificación económica encaminada a pugnar por sostener la premiosa marcha de la tasa de ganancia en la fase neoliberal? Como explica Lapavitsas: mientras que la acumulación real no ha mostrado variantes interesantes, la clase capitalista ha encontrado nuevas fuentes de ganancia a través de la aparente puesta al día de los mecanismos de financiamiento".

Quizás el desarrollo más significativo en este sentido haya sido el avance de la "expropiación financiera de los trabajadores”. La provisión de recursos financieros a la "empufada" ciudadanía para sostener la demanda agregada y la financiación de la languideciente inversión productiva se satisfacen pues con el crédito que inyectan los bancos en la economía. Los economistas ortodoxos asesores del sorprendentemente transparenteBanco de Inglaterra Kumhof y Jakab nos iluminan al respecto: “Si bien los bancos no tienen límites técnicos para un aumento veloz de la cantidad de sus préstamos, enfrentan otras restricciones. Pero el límite más importante, sobre todo durante los períodos de auge de ciclos financieros (cuando todos los bancos deciden prestar más al mismo tiempo), es su propia evaluación de su rentabilidad y solvencia futuras”. Así pues, la banca moderna actúa en las épocas de auge como un pirómano ante un bosque frondoso. En palabras de Nadal: “La actividad de creación monetaria de los bancos se incrementa cuando la economía está en la fase ascendente de un ciclo: las expectativas sobre el crecimiento y las oportunidades de negocios son buenas y el banco participa gustoso del entusiasmo, porque cada nuevo deudor aumenta su rentabilidad (…) así pues, la actividad bancaria es intensamente procíclica”. Las necesidades de recursos para la reproducción del sistema se satisfacen con el crédito que inyectan los bancos al circuito económico.

Al ser máquinas generadoras de burbujas, los bancos privados originan enormes cantidades de deuda –ya que su rentabilidad depende de la cantidad de crédito que puedan generar en la fase álgida del ciclo y, sin solución de continuidad, cierran bruscamente el grifo en la fase descendente ante la contracción de la actividad y la implosión de las burbujas directamente provocadas por su voracidad prestamista. Ello extrema la hipertrofia de los mercados financieros y el neurálgico mecanismo de la titulización. Lapavitsas de nuevo: “Para los bancos comerciales, involucrarse en expropiación financiera se traduce primariamente en créditos hipotecarios y de consumo. Pero dado que las hipotecas típicamente tienen larga duración, una fuerte preponderancia de las mismas habría vuelto las hojas de balance bancario insoportablemente ilíquidas. La respuesta fue la titulización, es decir, la adopción de técnicas de banca de inversión. Las hipotecas se originaban pero no se mantenían en la hoja de balance”. Este maravilloso descubrimiento (empaquetar los créditos y esparcirlos por la nebulosa de los mercados para poder seguir endilgando otros nuevos) fue llamado el modelo bancario de “originar y distribuir” que caracterizó la plétora de productos financieros “creativos” basados en préstamos hipotecarios de baja calidad (subprime) en el inflado de la colosal burbuja de 2007.

Lo anterior refleja asimismo que los bancos fungen como planificadores económicos dirigiendo la financiación masivamente hacia el mercado hipotecario y la creación de burbujas en los mercados de activos y no hacia la financiación de la inversión empresarial.

Con el agravante de que, como explica Lapavitsas, “las finanzas dirigidas a los ingresos personales apuntan a satisfacer necesidades básicas de los trabajadores vivienda, pensiones, consumo, seguros, entre otras. Difieren cualitativamente de las finanzas dirigidas a la producción capitalista o la circulación. Los individuos se concentran en obtener valor de uso, mientras que las empresas apuntan a la expansión del valor”. Ello incide de lleno –dicho sea de paso en el enorme potencial deshumanizador y creador de angustia que el dogal de la deuda produce en el desvalido individuo endeudado y, para más inri, enfrentado a los hiperbólicos recursos predatorios de las entidades financieras.

Difícil mejorar el impecable relato de Esteban Mercatante sobre los heraldos que anunciaron el inevitable afloramiento de las contradicciones del sistema: "¿Por qué todo esto debía terminar en crisis? En última instancia, el proceso de aumento de la explotación, aumento de la inversión financiera y generación de burbujas, ha sido una larga fuga hacia adelante, donde el capitalismo logró recuperarse de la crisis pero las contradicciones que le empujaron a ella sólo fueron resueltas de manera parcial (…) La rentabilidad se recuperó gracias a la mayor explotación del trabajo, pero en un proceso que involucró también la creación masiva de deudas impagables, y el recurso creciente a mecanismos de valorización financiera en una magnitud que no guarda relación con la generación de plusvalor”.

El ex presidente del Financial Services Authority –responsable nada menos que de la regulación del sistema financiero británicoLord Turner, declaró en febrero de 2013: “La crisis financiera de 2007-2008 se produjo porque no fuimos capaces de limitar la creación de dinero, crédito privado y titulizaciones hipotecarias por parte del sistema financiero”.

Así pues, el sustrato del que se nutre la médula espinal del sistema de la mercancía no es otro que la agudización de la expropiación financiera como fuente adicional de obtención de beneficios en la esfera de la circulación, distribuyendo la plusvalía no acumulada en el desarrollo de nuevas inversiones productivas hacia las capas sociales rentistas que tienen por función consumirla: al suplir el menguante consumo salarial, el consumo rentista –la renta como expresión del derecho de propiedad sobre activos revalorizados por la financiarización es uno de los pilares del mecanismo de reproducción del capitalismo actual.

Como describe Jorge Beinstein: ”El aparente “circulo virtuoso” había mostrado su verdadero rostro: en realidad se trataba de un círculo vicioso donde el parasitismo financiero se había expandido gracias a las dificultades de la economía real a la que drogaba mientras la cargaba de deudas cuya acumulación terminó por enfriar su dinamismo lo que a su vez bloqueó el crecimiento del globo financiero”.

Toda la maquinaria de la deudocracia moderna, sostenida al alimón por la banca central y el sector financiero privado, encaja, como anillo al dedo, con la mencionada arquitectura de parasitismo rentista característica de la demediada realidad presente del sistema de la mercancía.

El creciente refinamiento de los mecanismos de la expropiación financiera, que arrambla con fracciones crecientes de la riqueza social, no refleja más que la creciente necesidad predatoria del capitalismo neoliberal ante, como señala la cita inicial de Nadal, el fracaso de “dimensiones históricas” del entramado clásico de la acumulación de capital de la fase fordista de los "treinta gloriosos". Lo que no debemos olvidar es que, como señalan amargamente las lúcidas palabras de Nakatani: “Lo importante es que estos procesos afectan diariamente a la gente; aumenta la tasa de explotación laboral, las jornadas de trabajo, los recortes en la seguridad social, la asistencia médica y la educación; una parte importante de la remuneración de los capitales, en el casino global, es fruto del trabajo humano".